Follow by Email

miércoles, 4 de mayo de 2011

Le perdimos el respeto a la autoridad.

Horas después de acabarse los dichosos cuatro clásicos saco una conclusión: que poco nos gusta respetar a la autoridad, ese ha sido el punto neurálgico de estos partidos, la forma de reclamar de los jugadores, la queja de los técnicos y dirigentes, todos justificandose ante un error arbitral o algunos, recordar que son humanos y pueden equivocarse, lamentablemente con eso se les acusa de "ladrones" con una facilidad que me sorprende se de aquí, en el primer mundo del fútbol, es verdad que tuvieron desaciertos, pero alzar la voz para acusar de robo es demasiado, un desface total, mala suerte para estos de haber dirigido el partido o ronda de partidos entre clubes mas vistos a nivel mundial, todo exagerado, todo magnificado, todo sacado de lugar, la relación entre dos grandes instituciones mermada, entre técnicos lo mismo, ni que decir entre jugadores, todo a raíz de la falta de respeto a la autoridad o no aceptarla, recordar que son deportistas de elite y ejemplo para muchos, por ahora varios quedaron debiendonos algo, es la sensacion que me llevo de estos cuatro clásicos que espere con ilusión, pero al final paso lo que me imagine luego, habrán mas enemigos que amigos, han brindado un pobre espectáculo no solo de fútbol, sino de conducta que además lo pregonan en anuncios de tv. Verdades que me quedan: El Barça es el mejor equipo del mundo, el Real Madrid cumplió a la medida de su posibilidades, Mou es un entrenador que no quiere pasar desapercibido en el mundo del fútbol (ese que le da asco), para la próxima robots en lugar de árbitros para que no se equivoquen y los desactiven luego para que sus familias no escuchen que los acusan de delincuentes, la prensa española esta perdidamente dividida y buscan aniquilarse mutuamente, la alegria de ver la recuperacion de Abidal para su familia y el deporte, y por ultimo ningún sistema es mejor que otro, es cuestión de gustos o maneras de ver el fútbol, por cierto la bandera del Fair Play se fue llorando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario