Follow by Email

domingo, 9 de octubre de 2011

No nos queda otra cosa que creer

Que agradable es ver un equipo de fútbol con tanto orden táctico y además de entrega profesional dentro del campo. Si, hablamos de nuestra querida selección peruana que tantos disgustos nos ha causado, pero lo del viernes fue, no algo distinto, sino una consecuencia del trabajo bien hecho, por eso veo a este Perú con cosas importantes que invitan a creer en una mejora. No hablo de una clasificación que para eso falta mucho, sino de un camino marcado con disciplina. Perú derrota a Paraguay, Markarian le gana el duelo a Arce, principalmente por los movimientos durante el partido. El equipo peruano empezó, con Fernandez en portería, Guisasola, Acasiete, Rodriguez y Yotun, en el medio Balbin con Cruzado, por derecha mas adelantado Farfan y por izquierda Vargas, dejando a Pizarro y Guerrero en la delantera, un 4-2-2-2 flexible, generando espacios por las bandas cuando atacaban y lo principal: la rapidez del repliegue y la recuperación del balón. Se ha mejorado notablemente en este aspecto, imagino a Markarian con un cronometro y dándoles diez segundos a sus jugadores para volver a tener la pelota lo mas rápido posible o sino los castiga, porque de otra forma no entiendo la mejora, y que bueno por eso. No pudimos marcar en la primera etapa aunque se mereció mejor suerte, lo destacable vino en el segundo tiempo: Perú retrocede sus lineas para aprovechar los espacios del cuadro guaraní, y atacar en bloque de cuatro, y con el agregado tan importante de rotar de posición por parte de los jugadores, eso desconcierta a cualquier rival, y mas aun cuando marcas tan rápido en jugada de salida errónea por parte de la defensa paraguaya, y lo que decía el ataque rápido y terminar anotando con justicia. Luego Paraguay parecía controlar el partido, pero era una estrategia clara de defender y desdoblar a la ofensiva con tres a cuatro toques. El segundo gol una jugada de toque rápido y desborde de Pizarro por derecha para un Guerrero que tiene a todos enamorados de su juego, ya no solo por su técnica, sino por su grado de compromiso siempre. Me gustaron Rodriguez, Cruzado, Yotun, Farfan y Guerrero claro, todos sobre siete. Un dos a cero justo que hasta me animo a decir que uno mas no hubiese venido mal.  Ahora no hay que creer que los deberes están hechos. Seria un grave error. Pero tengo la tranquilidad de que nuestra selección cuenta con el mejor entrenador de los últimos años: Don Sergio, que trae a todos a la realidad y los convence de que esto recién comienza. Se viene Chile el martes, pero ahora si se puede creer en este equipo, lo necesitabamos.