Follow by Email

miércoles, 28 de mayo de 2014

Ciclo Real Madrid

Llegue a España en enero del 2007 y desde ese momento hasta ahora he visto a este país ganar dos eurocopas, un mundial y lo que faltaba: Una Champions League al Real Madrid.
Cierta es mi afición por el equipo blanco, trato de analizar su juego lo mejor posible, sin pasiones, ni bufandas. Por eso espere unos días a que esto se calmaran los festejos para comentar,si cabe, algo más sobre esta Décima.

Cuando llegó Ancelotti creí que le iba a costar más ganarse al vestuario, cansado de luchas internas, sin embargo no solo busco el consenso, sino que además le ofreció a los jugadores otro modelo táctico para jugar, no quitar el famoso contragolpe a velocidad de bólido, sino agregar virtudes, llamar al juego horizontal, necesario en algunos trámites del partido, presionar más arriba para la pronta recuperación del balón, olvidarse de reclamar cada tanto al árbitro. Cosas muy dejadas en los últimos tres años.

Además, y veo que no se ha mencionado mucho, el juego a balón detenido, tan eficaz sobretodo en la última parte de la Champions, no sólo es centrar y cabecear, se trata de abrir espacios, dar las condiciones para que los posibles receptores tengan las menores dificultades posibles.

No soy de mencionar juegos individuales, pero algunos como Ramos, Modric y Cristiano, sobresalieron en una competición que exige la mayor disposición de talento y físico posible.

El Madrid jugaba un 4-3-3 con Casillas; Carvajal, Pepe, Ramos y Marcelo. El medio con Alonso, Modric y Di Maria. Arriba Bale, Benzema y Cristiano.

En el partido final contra el Atlético de Madrid jugo con Coentrao por Marcelo y Khedira por Alonso.
Esta formación que defensivamente dejaba pocos espacios, el mediocampo apoyaba el inicio del contragolpe o el repliegue más ordenado posible y el ataque lo más efectivo y veloz que se podía.
Cuando Guardiola hablaba de atletas, se olvidó referirse a atletas que marcan goles, y vaya que los hicieron.

Merecidos campeones, el único atisbo de duda fue el partido de vuelta contra el Dormund, lo demás creo yo, muestra al hoy mejor equipo del mundo. Y sólo ha sido el primer año de Carletto. La afición espera más éxitos y este equipo tiene como continuar con esa supremacía.